Seleccionar página

Por si no tuviéramos suficiente con el dólar oficial, el “blue” y el “contado con liqui”, presento en sociedad en esta nota, al Mac Dólar.

El Mac Dólar se basa en el índice Big Mac que diseñó y elabora regularmente el semanario The Economist (ir al índice acá).

Sucintamente el índice se basa en el principio de paridad de poder adquisitivo (PPP) desarrollado por los economistas Bela Balassa y Samuelson (click aquí para un overview del modelo).

En castellano, la idea es que si no existen trabas al comercio internacional y los costos de transporte son despreciables, pues el precio de una canasta de bienes transables (susceptibles de ser exportados y/o importados) debería ser único en todo el mundo, puesto que de otro modo cualquiera podría hacer lucrativos negocios, comprando esa canasta en el país que la tiene más barata y vendiéndola en el que la tiene más cara.

Por esta razón, si un canasta de bienes transables cuesta 500 pesos en Argentina y 500.000 Guaraníes en Paraguay, por ejemplo, pues el tipo de cambio entre el Guaraní y el Peso debería ser de 1000 a 1, porque cualquier otro valor haría que las canastas costaran un precio distinto entre los países, lo que motivaría movimientos de canastas entre los mismos, garantizando así por arbitraje que los precios entre ambos lugares se igualen. Prevalece de ese modo de la ley del precio único.

El atractivo del Big mac como candidato a ser el patrón de comparación de canastas de bienes reside en que McDonald´s está prácticamente en todos los países y utiliza exactamente los mismos ingredientes y la misma tecnología para preparar su famosa hamburguesa estándar.

Obviamente que nadie piensa que el big mac sea 100% transable (su costo por ejemplo incluye el alquiler del local en el que se vende), ni tampoco que sea representativo del conjunto de bienes que produce la economía. No obstante, lo cierto es que el uso del índice big mac se ha extendido considerablemente e incluso se ha colado en las agendas de las negociaciones políticas y comerciales internacionales.

Para resolver el problema de que el Big Mac también incluye servicios no transables (atención, limpieza, local, etc) la gente de The Economist ha ajustado el índice en función del Producto Bruto per cápita de los distintos países, para reflejar el hecho de que en las regiones más productivas se pagan mejores salarios en el sector transable, que por movilidad de los trabajadores terminan ocasionando también salarios más altos en el sector no transable de la economía (que presuntamente no tiene tantas ventajas de productividad), empujando todos los precios hacia arriba (link aquí al índice Big Mac ajustado por PBI)

Intuitivamente entonces, en los países más desarrollados el Big Mac debería ser más caro.

d0037b

Ahora bien, en Argentina el Big Mac tiene precio intervenido por Guillermo Moreno, por lo que se cobra al público menos que los restantes menues, cuando históricamente salió lo mismo por ejemplo que un ¼ de libra con queso, y de hecho sale igual en cualquier lugar del exterior.

Concretamente acabo de pagarlo $19 en La Plata y como se ve en la foto de abajo (gentileza de Majo Carvajal) , en Buenos Aires (barrio de Belgrano) sale $20.

d0037d

Por esta razón vamos a hacer el cálculo utilizando el valor del ¼ de Libra que acabo de pagar $26.

Para que la hamburguesa salga lo mismo que en Brasil, el precio del dólar en argentina tendría que ser de $5,34 mientras que para que cueste lo mismo que en Estados Unidos tendría que cotizarse la divisa a 6,19. Por último, para que su precio sea el mismo que en Europa, el dólar tendría que valer $5,96. Esos son los tipos de cambio implícitos bilaterales con cada uno de esos mercados.

Para tener un solo tipo de cambio tenemos que ponderar esos valores por el peso que cada una de esas regiones tiene en nuestro comercio internacional.

Tomando exportaciones (por destino) e importaciones (por origen) de 2010, según INDEC, obtenemos los ponderadores. Brasil se lleva el 45% de las exportaciones (49% de las importaciones); Unión Europea 35% de nuestras exportaciones (27% de las importaciones) y NAFTA 19% de las exportaciones (23%) de las importaciones. No consideramos Asia, el resto de Latinoamérica y Africa, porque el objetivo nuestro es construir el tipo de cambio multilateral contra Unión Europea, Nafta y Brasil.

Con esos ponderadores entonces, el dólar en Argentina tendría que costar $5,72 para que una hamburguesa de McDonald´s salga lo mismo que en el promedio de esos bloques comerciales.