Seleccionar página

Con motivo de la reciente decisión del Gobierno de expropiar el 51% de las acciones de Repsol, han circulado mitos y versiones que, en muchos casos tienen algún asidero, pero en tantas otras oportunidades se encuentran reñidas con la evidencia numérica o el testimonio de la historia.
Me propongo en lo siguiente, sin ningún orden particular, debatir algunos de esos mitos aportando datos concretos.

#1 “YPF se estatizó”

Incorrecto. Continúa siendo una sociedad anónima. Lo que hizo el Estado es comprar un porcentaje de las acciones, pero jurídica y económicamente se trata de una sociedad anónima.

#2 “YPF se expropia para recuperar los recursos no renovables; esto es: el petróleo y el gas”

Veamos, la realidad es que YPF solo posee 583 millones de barriles de reservas, que significan el 23,17% del total de reservas del País.

Puesto que se expropió el 51% de la empresa, el país recuperó el 11,8% de los recursos petroleros.
En gas, las reservas de YPF son 66.827 millones de m3, representando un 17,6% del total del país (378.862 mm3). Un 51% de ese monto significa tan solo el 9% del gas.

En la evidencia de los números entonces, el estado expropió (y deberá pagar por ello) el derecho de explotar el 11,8% del petróleo y el 9% del gas argentino, hasta el vencimiento de las concesiones.

#3 “Ahora la renta petrolera quedará en nuestro país”

d0031b

Técnicamente, se conoce como renta petrolera a la diferencia entre el precio del hidrocarburo y el costo de extracción del recurso, más un beneficio normal.

El petróleo WTI cotizó en promedio para el 2011 a 94,91 dólares por barril, pero la paridad de exportación, que es el monto que obtendría la Argentina si exportara el recurso (descontando los fletes y gastos de envío al mercado internacional) es un 10% menor haciendo un cálculo conservador (históricamente los costos de transporte, almacenaje, etcétera estuvieron entre los 3 y los 9 dólares por barril). En conclusión la paridad de exportación, que es el negocio de oportunidad del recurso estuvo en U$s 85,42 durante 2011, en promedio.

Sin embargo, según la Secretaría de Energía, los productores recibieron U$s 63,19 en mercado interno y U$s 42 si deseaban exportar el producto. De modo que suponiendo que no exportan (lo cual es la consecuencia directa de laresolución 394/07 del Ministerio de Economía) , pues por la regulación de precios internos sumada a las retenciones a las exportaciones, U$s 22,23 de la renta es apropiada por los consumidores argentinos.

Ahora bien, de acuerdo al último balance de YPF , las utilidades operativas del área de Exploración y Explotación (Upstream) fueron del 19,82% (bastante más baja que el 27% de los dos años anteriores), lo que implica un costo de producción de U$s 50,66 por barril (costo que incluye amortización de inversiones para reposición y descubrimiento de reservas, regalías de las provincias, salarios, etc).

La empresa estaría obteniendo así U$s 12,52 por barril, de ganancias operativas, sobre las que tiene que tributar el 35% de impuestos a las ganancias, quedándose por tanto con U$s 8,14 por barril. A eso luego habrá que descontarle los gastos de funcionamiento de la administración central de la empresa, atribuibles a la explotación, pero como no se encuentran discriminados, usaremos esa cifra como límite superior de nuestra estimación

Entonces, de Cada 100U$s dólares de petróleo que se producen en Argentina, 26,02 son apropiado por los consumidores, vía menores precios gracias a la regulación.

El gobierno se apropia de U$s 20,08 por impuestos (Regalías + retenciones + Ganancias, proporcional al peso del área de explotación en el total de las ganancias)

La empresa se queda con U$s 12.88. Si suponemos una “ganancia normal” de 5% sobre ventas, pues la renta apropiada por los empresarios corresponde s los U$s 7,88 remanentes.

Los costos de producción, netos de impuestos, son de U$s 41,07

En conclusión, 48% de la renta se la apropian los consumidores, 37% el Gobierno y 15% la empresa.

Pues bien, a partir de la expropiación el Gobierno ahora se quedará con un la mitad de la renta que antes se llevaba la empresa; o sea un 7,5% mas.

#4 “Repsol estaba vaciando la empresa”

d0031c

 

El Patrimonio neto de YPF era 2,16 veces su pasivo en 2007 y se redujo prácticamente a la mitad, siempre en relación al pasivo, en los últimos 5 años (hoy es un 51,1%).
Puesto en otras palabras, el Activo de la compañía puede ser financiado por dos fuentes: financiación propia (Patrimonio neto) o financiación de terceros (Pasivo). Ypf tenía sus activos financiados en un 66% (2/3 partes) por parte de sus accionistas y solo un 33% (1/3 partes) por parte de terceros, en 2007, pero con el ingreso del Grupo Petersen (Ezkenasi) en 2008 ese ratio se dio vuelta exactamente. Ahora los accionistas solo son “dueños netos” del 33% de los activos.

Este proceso se produjo porque en ese período de tiempo YPF distribuyó dividendos a sus accionistas por 24.193 millones de pesos, pero solo tuvo utilidades por 18.676 millones. Es decir que distribuyó un 29,54% más de lo que ganó. La operación se sustentó en el acuerdo entre Repsol y Petersen de distribuir el 90% de las utilidades, para que los Ezkenasi pudieran devolver el dinero que (entre otros, Repsol) les había prestado para comprar el 25% de la empresa en 2008. El gobierno apoyó y promovió el ingreso de Ezkenasi a YPF, bajo esas condiciones.

¿Pero, como lo hicieron? ¿De dónde salieron los 5.517 millones de mas que repartió YPF.
Existen dos caminos; podría haber liquidado los activos (vaciado la empresa) o podría haber incrementado los pasivos. Se hizo lo segundo.
Ahora bien, el endeudamiento de una empresa no es per se ni malo ni bueno. No es necesariamente algo que limita la capacidad de producción ni la rentabilidad de una firma. Por el contrario, bien podría darse el caso de que se endeude para financiar inversiones, cuya tasa de retorno sea superior a la tasa de interés que debe pagar por esa deuda.
El problema es que ese incremento del pasivo, no tuvo una contraparte en el activo y por lo tanto se hizo a expensas del patrimonio de la firma, que aumentó su exposición de deuda sin el consiguiente incremento de la capacidad productiva.

Si ese deterioro de solvencia no se notó en la cotización de la acción en los mercados bursátiles fue porque el precio del barril de petróleo WTI pasó de 72 a 95 dólares por barril en ese período y los productores domésticos pasaron de recibir 42,57 dólares por barril en 2007 a embolsar 63,19 en el 2011.
Es importante notar, no obstante, que aún si hubiera continuado ese proceso ad infinitum, la empresa podría haber seguido produciendo sin problemas. Técnicamente, llegado un punto, se habría reducido a cero el valor patrimonial (el valor libros de la empresa), los accionistas no se verían perjudicados porque habrían retirado su posición patrimonial en la forma de dividendos, e incluso la acción conservaría un valor de mercado por las expectativas sobre descubrimientos y beneficios futuros.