El reciente furor por los descuentos del 50% con la tarjeta del Banco Provincia vuelve a poner en foco el fenómeno del “sesgo de las cuentas mentales separadas”. Por qué comprenderlo es clave para manejar la economía personal